De rumbo en rumbo, en estas andanzas de desterrado, llegué a un país que no conocía entonces y que aprendí a amar intensamente: Italia. En ese país todo me pareció fabuloso. Especialmente la simplicidad italiana: el aceite, el pan y el vino de la naturalidad. Hasta aquella policía... Aquella policía que nunca me maltrató, pero que me persiguió inansablemente. Era una policía que encontré en todas partes, hasta en el sueño y en la sopa.

Godt sagt! (0) Varsle Svar

Annonsér hos bokelskere.no


Sist sett

annelinguabjarnuRedgeofawordToveCamilla RødjeLilleviAlice NordliJostein RøysetHilde Merete GjessingLesevimsaRandiKristinMarteJulie StensethBoktimmyPaeoniaAvaJohn LarsenBjørner SandomgretemorMarie MKaren RamsvikBjørg Marit TinholtIngunn SArne SjønnesenJorund KorbiLine DahleIda KLailaLisevaskeklutGunillaLibrosaurus vAnita NessJakob SæthreIngvild SNorahAliceInsaneRade AlmudaffarKaldhussaeter